FRAGMENTOS
Me desespero. He pasado estos días completamente loco, deseándote a todas horas. No puedes imaginártelo. Hasta el punto de llamarte en voz alta.
Sobre tu piel llevas todavía la piel de mi deseo.
Por mucho que la lave, mi ropa lo conserva:
es un perfume dulce que me alivia
como vestir mi carne con tu piel.
Y está durando más que mi recuerdo.
Tu rostro en mi memoria se disipa,
casi puedo decir que he olvidado tu cuerpo
y sigo respirándote en las prendas
que, al tiempo que me visten, te desnudan.
Leopoldo Alas
Yo, amor, he aprendido a coser con tu nombre,voy juntando mis días,
mis minutos, mis horas con tu hilo de letras.
Gioconda Belli

Amé su cuerpo entonces y su alma.

Su piel fue para mí la tierra firme;
la soñé como un sexto continente
no registrado en mapas todavía.

Soñé con la bahía de su boca.

Su pelo era una selva virgen
que abría su misterio mineral y oscuro.
Soñé con las ciudades de sus pechos.

Los ríos de las venas que afloran en su piel
eran rutas abiertas
a la navegación y al gozo.

Se podía viajar en su mirada.

En las blancas llanuras de sus manos
yo cultivé el maíz y buenas relaciones.

Después no pude estar sino en su cercanía.

-Otto Raúl González

Digamos que estoy sola
y te deseo.
Habla la boca sin mover los labios,los ojos de repente son palabras
Pablo Neruda
Eres otro en tu voz. No conozco a ese hombre que grita en el placer, delicioso extranjero que habla lenguas angélicas en una cama impura.
Josefa Parra
Buenos días, tristeza.
Josefa Parra
Asómbrate de todo el tiempo
que nos falta para ser eternos.
Antonio María Florez
Demasiado peligro para sólo una vida,
demasiado pecado para tan sólo un alma.
Josefa Parra
¿A esto le dicen amor, ¿amor a esto?,
¿a este dolor de no tenerte?
Ay amor, amor, ¡amor que me muero!
Antonio María Florez
¡Si la vida es amor, bendita sea!
Delmira Agustini
Nada es tan claro como tu piel desnuda.
Antonio María Florez
Mi alma desnuda temblará en tus manos.
Delmira Agustini