FRAGMENTOS
Agustina Guerrero
Mi madre siempre me advirtió que no me mojara luego de comer y a mi que siempre me provoca ducharme contigo luego de comerte.

¿A quién le gusta ser un blanco fácil?
No recuerdo una anti-historia mejor de contenido incierto 
Y alzo el vaso, más vacío que yo, lo elevo hacia el infierno.

(Source: youtube.com)

Él me gusta, me gusta como jamás pensé que pasaría. Me gusta en lo secreto y prohibido, me gusta entre risas de la nada y pláticas de todo. Me gusta la manera en que me hace perder la vergüenza y me entrego a desearlo tanto, tanto que me duele la piel si no me insinúa sus ganas, si no me acaricia. Él me gusta, contra todo pronóstico, contra toda ley de gravedad y normas de comportamiento. Él me gusta y mi cuerpo lo grita al sentirlo cerca. Él me gusta en el sentido más estricto de la palabra, en el sentido más práctico del placer. Me gusta su piel y la magia. Me gusta su risa y la barba. Él me gusta para contarle los cuentos de las mil y una noches, sin ropa, dispuesto, con ganas… Y en su cama. Si, él me gusta.
No hay diferencia entre el centro de mi universo y cuando me miras fijamente.
César Aching Somatelo
No me temas, soy tuyo, pero no soy el pasajero ni el mendigo, soy tu dueño, el que tú esperabas, y ahora entro en tu vida, para no salir más,
amor, amor, amor, para quedarme.
Pablo Neruda
De tus caderas a tus pies
quiero hacer un largo viaje.
Pablo Neruda
Insisto porque bendigo cada segundo que al tiempo he robado y cada línea que aquí te evoca , insisto porque es precisamente contigo
que me siento liberado toda vez que mis labios encuentran tu boca.
César Aching Samatelo
Entrégame tus agónicos espasmos, que tendrás de mí hasta la última gota de sangre por obsequio. Hagamos un brindis con el extracto seductor de lo prohibido y una sola conciencia con las intenciones, para unir nuestras partículas vivientes en cada rincón al que podamos llegar.
César Aching Samatelo
Quiero celebrarte llenándome con tu nombre la boca, comiéndote.
Pablo Neruda
Toda mi ropa huele a cuando estabas.
Sería al abrazarte -no lo entiendo-
o que estuviste cerca y se quedó prendido.
Si arrimo mi nariz al hombro o a la manga,
te respiro.
Leopoldo Alas
Acércate despacio a mis dominios;que tus dedos tanteen el espacio
ciegamente, la oscuridad que envuelve mi cuerpo.
Josefa Parra
Según los datos preliminares de mis piernas, tu lengua causó en mi, un terremoto y muchas réplicas.
Me vinieron unas ganas locas de abrazarlo, de besarlo, de tenerlo conmigo.
El amor es una bahía linda y generosa, donde los barcos llegan y se van. Pero vos, por favor, no te vayas.